Virginia Woolf

Afamada escritora británica y gran amante de la literatura de su época, se dio a conocer por medio de sus cuentos, novelas y obras teatrales, considerada como una de las figuras más importantes del feminismo del siglo XX, pues nunca se detuvo cuando se trató de defender sus derechos y exigir el respeto que el género merece.

Marco la diferencia al renovar la novela moderna, viéndose inspirada en sus propias experiencias al sufrir de abuso por parte de sus hermanastros; sus obras tienen ese aire de empoderamiento femenino, siendo esta su lucha constante con los demonios que la perseguían y demostrando a las mujeres de su época el valor que tenían.

Una de sus obras más aclamadas es “La Señora Dalloway” que narra la historia de una dama de sociedad tras el fin de la Primera Guerra Mundial, la escritora se adentra en la mente de Clarissa Dalloway y del resto de los personas, para poder llevar a los lectores una perspectiva clara de las entreguerras y la estructura social que dominaba la época.

También se puede mencionar “Al faro” una novela con prosa difícil de seguir debido a que es un tanto retorcida, está inspirada en la infancia de la autora, y sigue los viajes de la familia Ramsay por las islas de Escocia; es la obra con la que los críticos empezaron a tomar en serio a Virginia, y se considera que puede llegar a manipular de forma hábil la mente.

En su extensa bibliografía se encuentran “Las Olas”, “Los años” y “Entre actos”, por mencionar algunas de sus obras que todo amante de la literatura debería conocer y leer por lo menos una vez en la vida.

Mejores libros de Virgina Woolf

Biografía de Virgina Woolf, ¿Quien es?

Adeline Virginia Stephen, nació en Londres el día 25 de enero de 1882. Sus dotes literarios fueron heredados de su padre Sir Leslie Stephen, quien fue un ensayista, novelista e historiador de aquel entonces, su madre Julia Prinsep Jackson fue una emigrante de la India que se trasladó a Londres y se dedicó a ser modelo para algunos artistas.

Virgina Woolf

Ambos padres eran viudos cuando se conocieron, y posteriormente se casaron, por lo tanto Virginia tenía varios hermanastros. Fue educada en casa, con algunos maestros particulares y la influencia de su padre; era un hogar que inculcaba a sus hijos la cultura litería victoriana, los valores y los estereotipos de la sociedad de una Inglaterra del siglo XX.

Aunque su vida transcurría en la ciudad, la mayor parte de los recuerdos familiares de Virginia se centraban en los veranos que pasaban en la casa de campo de su padre, en St Ives donde poseían una hermosa vista a la isla de  Porthminster, lugar que sería la inspiración de la autora para una de sus famosas obras “Al Faro”.

Al llegar a su adolescencia, su vida empezó a llenarse de una serie de tragedias que la marcarían de por vida, llevándola a padecer “trastorno bipolar”. Todo inicia con la inesperada muerte de su madre en 1895, tras este acontecimiento su media hermana Stella asumiría el mando de su hogar, pero al decidir casarse e irse de luna de miel, muere durante el viaje por Peritonitis.

Solo unos cuantos años más tarde, la trágica muerte de su padre por cáncer seria el acabose para Virginia, una seria de crisis nerviosas la llevaron a ser internada en una institución mental, cabe destacar que este hecho también se vio influenciado por los abusos sexuales que tanto ella como su hermana Vanessa sufrían a manos de sus hermanastros.

Se preparó académicamente en el Kings College de Cambridge y en el Kings College de Londres, donde conoció muy buenas amistades y personas que la influenciaron en su carrera, realmente en su círculo social siempre se vio rodeada de personas con gran influencia para aquellos años.

Se casó con un hombre de su grupo de la Universidad, pero con una posición económica que daba mucho que pensar; su nombre era Leonard Woolf, quien fue un conocido escritor y economista de la época; mantuvo una conexión muy fuerte con él hasta que en el año 1920 conoció a la escritora  Vita Sackville West, con la que sostuvo una relación de amantes durante un largo tiempo.

Virginia le obsequio una de sus obras de amor más hermosas, y aunque con el pasar de los años se separaron, mantuvieron su estrecha amistad toda la vida. Su carrera estuvo repleta de largos esfuerzos y sacrificios para conseguir ser tomada en serio, pero tras ser colaboradora en un diario de la ciudad, e intentar con sus primeras novelas, lo consiguió con “Al Faro”.

Luego de acabar su último manuscrito “Entre Actos” el 28 de Marzo de 1941, la autora se suicidó al lanzarse al rio Ouse, donde murió ahogada y no fue encontrada sino algunos días después. Todo a causa de una nueva crisis de depresión tras los acontecimientos de la Segunda Guerra Mundial.

Sin duda alguna el mundo perdió ese día una gran proeza de la escritura, un ser altamente sensible que no supo soportar otra crisis más en su vida.