Métodos para leer más rápido y mejorar la comprensión lectora

¿Te ha pasado que te sientas a leer un libro, algún artículo en el periódico o la web e incluso a estudiar para tus exámenes y sientes que te es muy difícil comprender y retener información, llevándote a releer varias veces las mismas frases o párrafos?

No te preocupes, la falta de comprensión lectora es mucho más común de lo que crees, y no es nada que no tenga solución. Busca un lugar tranquilo y lee con detenimiento este artículo, pues estaremos hablando sobre algunos métodos o técnicas para mejorar tu comprensión lectora y la rapidez con que lees.

Lectura rápida

¿Qué es la comprensión lectora?

Es la capacidad que tenemos para entender lo que leemos, no sólo hace referencia a conocer el significado de las palabras, sino que a medida que avanzamos en la lectura y al final de ella, tengamos una comprensión integral y analítica de lo que leímos o estamos leyendo, comprendiendo el texto y asimilando su contenido.

Va mucho más allá de las letras plasmadas en un libro, sino de tú propia capacidad de almacenar parte del contenido leído y su interpretación.

Métodos para mejorar la comprensión lectora

Existen algunos métodos que te ayudarán a mejorar poco a poco tu comprensión lectora, hoy hemos seleccionado tres de ellos que puedes ir aplicando en tus momentos de lectura o estudio, y verás como el modo en que asimilas los textos dará cambios muy positivos.

1. El ¿qué? ¿Quién? ¿Cómo? ¿Cuándo?

Esta técnica o método consiste en leer un texto y estructurar en tres columnas tres puntos fundamentales de lo que acabas de leer. Que sucede en el texto (¿qué?), quien lleva a cabo estos hechos (¿quién?) y cuáles son las circunstancias en la que suceden los hechos (¿cómo? ¿cuándo? y ¿por qué?), al final podrás notar lo que has leído en segmentos que al unirlos le dan un sentido completo a la lectura.

2. La idea principal

Este método consiste en detectar la idea principal de cada párrafo con el fin de comprender mejor el texto en conjunto, permitiendo así que podamos definir claramente los principales puntos y conceptos que se quieren tratar en la lectura.

3. Subraya y vencerás

Posiblemente de las más usadas, el subrayado consiste en resaltar los puntos principales de un texto, tanto conceptos como datos relevantes que nos permitan tener una visión más sintetizada de lo leído, fortaleciendo la habilidad de hacer resúmenes concretos y analíticos del texto.

¡Así que toma un rotulador llamativo y manos a la obra!

Consejos que te ayudarán a mejorar la comprensión de la lectura

A la hora de mejorar tu nivel en la comprensión de lo que lees sigue estos pequeños consejos, que de seguro con el tiempo mejoraran la forma en la que interpretas la lectura.

No pares de leer

Si quieres mejorar la comprensión de lo que lees, lo principal es alimentar el hábito de la lectura, recuerda que la práctica hace al maestro. Inicia con textos o novelas sencillas sobre temas que te apasionen y luego ve aumentando poco a poco el nivel de dificultad de los y las temáticas que abordas.

En el camino esto te ayudará a analizar mejor los textos que lees y mejorar tu repertorio de palabras conocidas y que se vuelven habituales en tus conversaciones diarias.

Sin prisa, pero sin pausa

Ajusta la rapidez con que lees según la complejidad de los textos, hay textos que requieren de mayor atención por la dificultad de su temática y otros con los que verás que podrás avanzar más rápido, lo importante es que no dejes de leer y antes de pasar al siguiente texto asegúrate de que hayas comprendido el mensaje que el autor quiso transmitir.

Si no conoces una palabra, busca a tu mejor amigo el diccionario

Si estás leyendo y consigues una palabra que desconoces, busca su definición en el diccionario y asegúrate de comprender su significado y su lugar en el contexto de lo que lees. El hecho de no conocer el significado de las palabras puede llevarte a tener una comprensión equivocada del texto.

Suele suceder que sientes que te cuesta avanzar en la lectura, que tienes que leer varias veces lo mismo para sentir que logras comprender bien lo que está frente a ti, y esto hace que leas mucho más lento, tranquilo, es normal que suceda y más aún cuando no practicas la lectura diaria.

Un factor muy importante en lo que te acabamos de comentar es que la rapidez en la lectura y la comprensión van muy estrechamente relacionadas, puedes leer rápido y no comprender o comprender, pero leer muy lento.

Cuando no contamos con un método de lectura rápida, incrementar la velocidad con que leemos genera que la capacidad de asimilar lo leído se vea comprometida.

Así que quédate justo ahí donde estás que vamos a hablar de métodos y consejos que te ayudarán a mejorar la rapidez en la lectura bajo niveles óptimos de comprensión.

Lectura rápida, ¿Qué es la rapidez en la lectura?

La rapidez o velocidad en la lectura hace referencia al número de palabras que eres capaz de leer por minuto y donde además de leer tienes la capacidad de comprender lo leído.

La manera de calcular tu rapidez en la lectura consiste en seleccionar un texto y contabilizar el número de palabras que posee, busca un cronómetro y cuando estés listo para iniciar la lectura pon en marcha el cronómetro y paralo cuando hayas terminado de leer. Es importante que leas el texto lo más rápido que puedas, pero asegurándote de tener una comprensión sobre la lectura.

Una vez que termines, puedes utilizar la ecuación cantidad de palabras/ tiempo en minutos, esto te permitirá conocer tú PPM que hace referencia a las palabras por minuto que eres capaz de leer.

Existe una calificación estándar de velocidad en la lectura según el rango donde se encuentre tu PPM obtenido, estas son:

200-250 PPM

En este rango se ubican la mayoría de lectores promedio, quienes generalmente requieren releer partes del texto o no terminan de concentrarse al momento de leer, suelen tener un 50% o menos de comprensión lectora.

250-350 PPM

Aquí suelen ubicarse lectores que, si bien son habituales, pasan largos periodos de tiempo sin leer, suelen tener un poco más del 50% de comprensión lectora y es normal que requieran releer algunos párrafos.

350-500 PPM

La comprensión lectora aquí se ubica entre el 50% y el 75% lo que denota que eres un lector habitual con muy pocas regresiones en el texto.

500-800 PPM

La comprensión lectora aquí es superior al 75% y denota que eres un lector supremamente habitual, incluso lo haces diariamente y disfrutas mucho los momentos de lectura.

800-1000 PPM

Suelen en este nivel ubicarse personas que se han preparado y son profesionales en técnicas para mejorar la velocidad en la lectura, es fácil para ellos entender lo que leen sin necesidad de retroceder.

Si obtuviste una calificación no tan buena no te preocupes, ahora vamos a hablar un poco sobre algunos métodos o consejos que te ayudarán a mejorar tu velocidad en la lectura y comenzar a trabajar en ello para convertirte en un lector superior.

Métodos y consejos para mejorar tu rapidez en la lectura

Ahora que ya sabes medir tu comprensión lectora, y has visto algunas recomendaciones para mejorar en la lectura, lee estos métodos adicionales que te ayudaran a ser todo un maestro lector.

Focaliza tu visión

Consiste en tapar la parte inferior del libro bien sea con la mano o un papel, y señala con el dedo o algún objeto las palabras que vas leyendo, esto te permitirá ir entrenando la focalización de tu visión evitando leer otros párrafos o palabras que te lleven a regresar en el texto.

Amplía tu visión periférica

Consiste en dejar de fijarnos en cada palabra que leemos y ampliar nuestro rango e incluir varias palabras o frases en nuestra visión al leer, mejorando considerablemente la rapidez en la lectura pues se requerirá menor fijación en cada palabra del texto, no te desanimes, recuerda que la práctica hace al maestro.

No repitas cada palabra que lees en tu mente

Cuando repetimos consciente o inconscientemente cada palabra que leemos en nuestra mente eso paraliza el rendimiento de nuestro cerebro hasta un 30%, haciendo más lento nuestro proceso de lectura.

Evita a toda costa releer lo que ya leíste

Pierdes mucho tiempo regresando en el texto cada cierto tiempo para aclarar tus ideas, continúa leyendo y notarás que con la práctica tu cerebro automáticamente irá llenando esos vacíos de información, tomando como referencia el contexto de la lectura y lo que ha procesado ya de manera inconsciente dándole un sentido.

Sin prisa, llega seguro

No quieras mejorar tu velocidad en la lectura de hoy para mañana, esto requiere de tiempo y mucha práctica, tomando en cuenta que debes practicar un poco cada día fortaleciendo el hábito y la habilidad.

Trázate pequeños y alcanzables objetivos

No quieras pasar inmediatamente de 200 PPM a 800 PPM, por ejemplo, traza objetivos progresivos que sean razonables y alcanzables, evita las frustraciones por metas inalcanzables, recuerda que no se trata solo de leer y ya, se trata de leer y comprender de la manera más óptima.

Encuentra tu lugar ideal

Busca un lugar cómodo, tranquilo y con buena iluminación, libre de ruidos y distracciones. Encontrar tu lugar ideal para entrenar tu rapidez y comprensión de la lectura te dará un plus que te permitirá concentrarte para mejorar tus habilidades.

Como ya te hemos mencionado en varias ocasiones, la práctica hace al maestro, y la manera de mejorar tus habilidades de comprensión y rapidez en la lectura radica en dedicar una fracción diaria de tu tiempo para poner en marcha todos estos métodos y consejos que te hemos dado.

Verás con los días como tu habilidad incrementa poco a poco, hasta convertirte en un lector pro, que, si bien es capaz de leer con una velocidad envidiable, es también capaz de comprender lo que ha leído.

Mejores libros de lectura rápida, top más leídos y recomendados

Estos son los libros más vendidos y recomendados para aprender a leer más rápido.