La novela romántica y sus características

En mejores libros puedes encontrar aquí las mejores novelas romanticas tanto de la actualidad, como de todos los tiempos. Ahora si deseas saber, ¿Qué es una novela romántica y cuales son sus características y elementos más importantes, así como su origen en la literatura continua leyendo.

Prueba Audible Gratis

¿Qué es una novela romántica?

Las novelas son obras literarias generalmente escritas en prosa, con historias extensas y cuya trama puede incluir acciones de alguna manera ficticias o completamente ficticias. Existen diferentes géneros dentro de la redacción literaria calificada como novela, entre ellos la novela romántica.

Novela Romántica

La novela romántica centra su argumento generalmente en el amor, bien sea un amor imposible o esa clase de amor correspondido que vence cualquier dificultad. Por otro lado, puede vestirse de otros matices como la muerte o la sensación de estar perdido y abandonado.

Conforme se va desarrollando la trama de la novela romántica pueden ir surgiendo otras subtramas que tal vez no estén enfocadas en el género romántico, pero que sí funcionan como un buen complemento para alimentar el argumento romántico central de la historia.

Basados en lo previamente expuesto, podemos definir la novela romántica como una historia de mediana a gran extensión centrada en el romanticismo literario, con tramas que suelen ser complejas y variedad de personajes que interactúan con los principales ayudando a que se desencadenen los hechos o complicando el camino.

Sus finales pueden ondear entre el más puro final feliz que deja al lector satisfecho y con una sensación de que todo estará bien, hasta la tragedia, aunque no muy común, como es el caso de Romeo y Julieta.

Elementos principales de la novela romántica

La novela romántica está compuesta por una serie de elementos que permiten darle estructura y reforzar la trama bajo las acciones, los personajes y el ambiente que entrelazados entre sí dan sentido y permiten construir la historia.

Acciones

Las acciones son todo aquello que sucede en la historia haciendo referencia al cómo. Involucra la naturaleza de los hechos en tiempo y espacio, así como la lógica y la motivación. Si las relaciones son casuales y si su accionar responde a motivos humanamente comprensibles o si por el contrario las acciones se desarrollan arbitrariamente.

Ambiente

Hace referencia al escenario y la época en la que se desarrollan los hechos de la historia, es decir, el dónde y el cuándo. De igual manera establece la atmósfera en la que se desenvuelven los acontecimientos y si estos se presentan en una situación real o ficticia, en un periodo actual o del pasado e incluso en un área rural o urbana.

Personajes

Hace referencia a las personas o caracteres que llevan a cabo las acciones de la historia, para definir estos personajes es necesario:

  • Establecer los estereotipos a manejar en la historia
  • Clasificar los personajes en principales, secundarios o terciarios según la función que cumplen dentro de la trama
  • Establecer la relación entre los personajes y la acción, es decir, definir cómo estos personajes se vinculan en la trama
  • Definir la relación entre los personajes y el ambiente ubicándolos en los lugares que deben ocupar para que se desarrollen los hechos. 

Como se mencionó previamente, la novela romántica al igual que cualquier historia cuenta con personajes primarios, secundarios y terciarios que participan activamente en la trama y a través de sus acciones van dando sentido a la obra.

  1. Personajes Primarios: En las novelas románticas representan a los protagonistas como la bella mujer y el héroe, su historia es la principal y sobre la cual gira toda la trama. Por otro lado, puede existir el antagonista que, si bien puede ser una persona, también puede estar representado por un grupo de personas o un elemento sobrenatural.
  2. Personajes Secundarios: Son aquellos personajes cuyas acciones se desarrollan en torno a los personajes principales como por ejemplo el entorno familiar más íntimo, amigos o vecinos. Si bien estos personajes pueden desarrollar sus propias historias, estas deben girar en torno a la historia principal de la trama.
  3. Personajes Terciarios: Son personajes cuya función principal es cumplir una misión y dar a la historia una apariencia de realidad y mayor profundidad. Generalmente tienen apariciones aisladas y desaparecen de la trama.

Características de la novela romántica

La novela romántica cuenta con una diversidad de características que la diferencian de otros géneros literarios y proporcionan al escritor una serie de pautas que la historia debería cumplir para considerarse una obra romántica, entre ellas tenemos:

Lenguaje descriptivo

Uno de los objetivos de la novela romántica es introducir al lector en la escena a tal punto que logra sentir lo que sienten los personajes. Para ello, los escritores del género se valen de las descripciones precisas y el uso de metáforas para relatar con detalle los hechos y cautivar al lector.

Generalmente el autor tiende a tomar la naturaleza como el ejemplo más vivo para describir los sentimientos, dando detalles como el sonido de los animales, la sensación del viento o la presencia del cielo.

Yoismo

Los protagonistas son el centro de toda la historia, son quienes describen su amor y los sentimientos que afloran de él, si sus ideales no se cumplen tienden a sufrir. En la novela romántica se mantiene muy presente el culto al yo, el individualismo y el subjetivismo.

Los sentimientos son lo primordial

Los sentimientos son lo más resaltante en la novela romántica, la trama gira en torno a ellos destacando los ideales amorosos, la sensibilidad y en muchos de los casos alejándose de la racionalidad. Destacando al amor como un sentimiento que puede transformar la vida de las personas.

Libertad creativa

El género permite a los autores dejar volar su imaginación y la creatividad, creando ambientes y escenas llenas de fantasía, gusto por lo espectacular y lo insólito, así como también lugares de ensueño.

Amores locales

Generalmente las historias románticas suelen limitarse geográficamente, permitiendo al escritor involucrar además del amor algunos temas costumbristas y culturales que tanto drama ayudan a generar en la historia.

La tragedia siempre presente

Aunque la tragedia no sea el punto central de la novela romántica, sí suele ser la que mueve la trama. Bien sea por amores imposibles, amores no correspondidos o exceso de amor, la tragedia mueve la trama inspirando y motivando a los personajes en la búsqueda y lucha constante por amar y ser amados.

Autobiográficas

A pesar de que no todas las novelas románticas son una autobiografía de su autor, la mayoría de ellas están inspiradas en vivencias propias de su escritor o en relatos cercanos, que combinados con elementos ficticios y toques de sentimentalismo alimentan una historia de amor y tragedia.

Origen de la novela romántica

La novela romántica se originó entre los siglos XVIII y XIX con la llegada del Romanticismo Literario oriundo de Europa y América, este género poseía características líricas predominantes como el subjetivismo, la sensibilidad y una idealización por la belleza, teniendo un fuerte impacto en Inglaterra, Alemania, Francia y España.

La novela originada con este movimiento se caracteriza por sobreponer los sentimientos por encima de la razón. Las historias escritas durante la época del Romanticismo eran románticas, pero no hablaban únicamente del amor, haciendo énfasis en la soledad, la añoranza o la melancolía para mover toda una trama de amor y sentimientos puros.

Se habla de que el romanticismo cuenta con tres pilares o temas fundamentales sobre los que se establecieron las novelas románticas: el amor, la muerte y la religión, siendo estos los que mueven la trama de forma directa o indirecta.

Aunque este movimiento surge como un escape al racionalismo que se vivía en las ilustraciones, se fundamentaba en la lógica del corazón para luchar contra la lógica de la razón.

Yendo un poco más atrás en el tiempo, la esencia principal que compone este género como el encuentro, los conflictos y el reencuentro de los amantes es posible encontrarlo en historias de la Roma y la Grecia clásicas.

Pero no fue hasta varios siglos después en la época moderna que la novela romántica encontró los elementos característicos que hoy día la definen como: el amor debe ser su argumento principal y un final feliz en la mayoría de los casos; si bien pueden encontrarse finales agridulces estos contienen la esencia de un amor infinito que perdurará en el tiempo.

Títulos de novelas románticas más importantes

Desde el surgimiento de la novela romántica hasta nuestros días han salido a la luz una gran cantidad de títulos a manos de afamados escritores que han pasado a la perpetuidad gracias a sus historias, tocando a millones de lectores y marcando tendencia en el tiempo.

Entre las novelas románticas más importantes y destacadas de todos los tiempos tenemos:

Romeo y Julieta

Escrita por el dramaturgo William Shakespeare y publicada en 1597, Romeo y Julieta es quizás la novela romántica más importante y reconocida de todos los tiempos. Desde su publicación ha tenido adaptaciones al cine y al teatro posicionándose como un referente del género.

Narra la historia trágica y de amor entre Romeo y Julieta, dos jóvenes enamorados pertenecientes a dos familias enemistadas que envolverá su amor entre odios y disputas irremediables.

Orgullo y prejuicio

Escrita por Jane Austen y publicada en 1813 esta novela romántica transmite la realidad de las mujeres de Inglaterra a principios del siglo XIX. Una obra llena de emociones que ha sido adaptada al cine y narra los aciertos y desventuras amorosas de las hermanas Bennet con un toque de comedia.

Esta historia se centra en Elizabeth, una de las hermanas Bennet y el Señor Darcy quienes entrarán en un caos de orgullo y prejuicio en la búsqueda del amor verdadero.

Cumbres borrascosas

Publicada en el año 1847 y escrita por Emily Brontë es una de las novelas inglesas más relevantes del siglo XIX. Sentimientos como el amor, el odio, la pasión, la obsesión, la venganza, el dolor y la desesperanza se hacen presentes en esta obra.

Cumbres borrascosas narra la historia de amor destructivo y pasional entre Catherine y Heathcliff, dos seres atormentados cuyo amor existe en un mundo de espíritus, cadáveres y almas.

La letra escarlata

Escrita por Nathaniel Hawthorne y publicada en 1850, esta novela ambientada en la puritana Inglaterra del siglo XVII narra la historia de Hester Prynne, una mujer que es condenada a vivir con la letra A en color escarlata bordada en su ropa como símbolo de “adultera”, solo por desear vivir y amar de una manera que la sociedad de la época lo consideraba inaceptable.

María

Escrita por el autor Jorge Isaacs y publicada en 1867, María forma parte de las novelas románticas más importantes del siglo XIX. Influenciada por el romanticismo literario narra la desdichada historia de dos adolescentes envueltos en dolor, muerte, separación y una lucha ferviente por defender su amor.

Ambientada en la región del Cauca, Colombia, esta obra presenta elementos característicos de la novela francesa de la época, sin embargo, se destacó ya que por primera vez se tomó como inspiración y se relató el ambiente real de la naturaleza americana, utilizando una simbología muy propia del romanticismo.

Anna Karenina

Escrita por León Tolstói y publicada en 1877, Anna Karenina es la obra más resaltante del realismo ruso y considerada como una de las novelas de amor más destacadas de todos los tiempos.

Narra la historia de Anna Karenina una joven de la alta sociedad rusa que se ve atraída por los secretos, las mentiras y las infidelidades de un mundo que desconoce y que le abre las puertas al ser invitada por el marido de su hermana a Moscú.

El amor en los tiempos del cólera

El amor en los tiempos del cólera es una novela romántica publicada en el año de 1985 y creada por el reconocido escritor colombiano Gabriel García Márquez. Esta obra fue escrita como un homenaje a sus padres y engloba el significado más puro del amor que vence las adversidades y perdura en el tiempo.

Como agua para chocolate

Publicada en 1989 a manos de la escritora Laura Esquivel, Como agua para chocolate es una novela romántica ambientada en la época de la revolución mexicana. Narra la historia de Tita, la menor de tres hermanas condenada a renunciar al amor para cuidar de sus padres.

Fue reconocida en la lista de las 100 mejores novelas en español del siglo XX por parte del periódico español El Mundo, destacando su particular estilo que logra combinar lo sobrenatural con lo mundano y relacionar el amor con la cultura y la cocina mexicana, convirtiéndose en una novela romántica referente del realismo mágico.

El diario de Noah

Publicada en 1996, El diario de Noah es una de las obras más reconocidas del escritor Nicholas Sparks y una representación más moderna de la novela romántica con todos los elementos precisos para trascender en el tiempo.

Narra la historia de Noah Calhoun, un joven de 31 años que regresa a Carolina del Norte luego de la guerra con el objetivo de que la plantación de donde procede vuelva a sus tiempos de gloria. Pero las imágenes de Allie, aquella bella joven que conoció 14 años atrás no para de perseguirlo pues no ha logrado olvidarla.

De manera inesperada Noah y Allie logran reencontrarse, pero ella se encuentra comprometida con otro hombre aun cuando es capaz de aceptar que el amor y la pasión por Noah no han disminuido a pesar de los años, a pocos días de su vida deberá replantearse sus sueños y su futuro.

El diario de Noah logró posicionarse como uno de los libros más vendidos en su primera semana de publicación. El propio escritor asegura que su inspiración fueron los abuelos de su esposa, casados por más de 60 años y llenos de un amor que trató de expresar en cada página de la novela.

Descubre aquí las mejores novelas romanticas de la actualidad

Personajes típicos de la novela romántica

Los personajes típicos que generalmente se desarrollan dentro de la novela románticas suelen ser:

El héroe

Es aquel tipo de personaje masculino que ama la belleza, el olor y el tacto de las mujeres, que, a pesar de haber compartido con tantas, de algún modo se siente diferente ante la presencia de lo que comúnmente se denomina en la literatura romántica, la heroína.

Una mujer que le hace vivir una experiencia mejor que cualquier otra y para la que consigue que la única explicación posible para ello es que sea amor.

La heroína

La heroína es aquel personaje que simboliza todo lo bueno, lo puro y lo maravilloso de la mujer. Representa a la protagonista y se caracteriza por albergar la esperanza de encontrar el hombre adecuado.

El impotente

Generalmente este personaje representa al otro hombre que acompaña a la heroína puede ser su novio o esposo, desde un inicio esta relación va condenada al fracaso para abrirle camino al héroe en la vida de la bella mujer.

Puede aparecer como un personaje cruel o amable y comprensivo que vive por poco tiempo; su función es básicamente crear en los lectores una simpatía con la heroína al pensar que está mejor sin él y necesita al héroe.

El simpático

Este personaje generalmente acompaña a la protagonista como su fiel amigo, caracterizado por ser un personaje carismático con su propia historia de amor en un plano secundario de la novela.

Los villanos

Es aquel personaje antagonista, puede ser hombre o mujer y se caracteriza por mantener una rivalidad con el héroe o la heroína, ser bastante manipuladores e intrigantes, egoístas, materialistas y causar un efecto desagradable en el lector.

En la actualidad este tipo de personajes son poco utilizados, sin embargo, en la novela romántica antigua su presencia es bastante común y representan un papel fundamental en el desarrollo de la trama.

La novela romántica ha trascendido en el tiempo desde origen, se ha materializado en innumerables obras y ha posicionado a un sin fin de escritores en la cima de su carrera. Es un género literario que, aunque ha evolucionado con los años no ha perdido su esencia, y aún hoy día es de los más leídos y comercializados.

Autores y Libros similares recomendados