Benito Pérez Galdós

Uno de los mejores escritores de la novela realista del siglo XIX, además de un excelente narrador en la historia de la literatura. Revoluciono las novelas en España, al alejarse del género romántico y natural para adentrarse en el mundo de la expresividad y las hondas psicológicas.

Sus obras más conocidas marcaron un antes y un después en el mundo literario. La Fontana de Oro publicada en 1870 además de ser su primer libro, es muy conocida gracias a su trama que lleva un seguimiento de los acontecimientos nacionales de la época en Madrid, contada por medio de los personajes creados por Benito.

Retrato de Benito Pérez Galdós

Fortunata y Jacinta, Marianela, y Misericordia, son por mencionar algunas de las obras más aclamadas del autor, que hicieron historia a lo largo de los años. En el mundo del drama sobre los escenarios y en las pantallas, Doña Perfecta se convirtió en su obra más prestigiosa, gracias a la historia de amor entre un Rey y su prima ambientada en la España del siglo XIX.

Escribió cuentos y realizo algunos ensayos pero su fuerte siempre fueron las novelas, a pesar de que en un principio carecían de conocimientos y tal vez sus primeras obras no fueron excelentes, esto no fue impedimento para que se convirtiera en uno de los autores mejor posicionados de su época.

Mejores libros de Benito Pérez Galdós, Top Obras

Haz click sobre las novelas en las que estés interesad@ para obtener más información en Amazon, así como sinopsis, opiniones de los lectores y mucho más.

Biografía de Benito Pérez Galdós ¿quien era?

Nació en Las Palmas de Gran Canaria el 10 de Mayo de 1843, Benito María de los Dolores fue el décimo hijo del Coronel Sebastián Pérez Macías y de Dolores Galdós Medina. Desde niño fue aficionado de los relatos históricos, gracias a que su padre lucho en la Guerra de Independencia y en su familia el tema político e histórico estaba presente día con día.

Ingreso a un Colegio con pedagogía avanzada para la época, en donde las teorías científicas y los criterios políticos lo hicieron experto en temas de discursos y debates para expresar su posición respecto a temas en lo que la mayor parte de la sociedad del momento consideraban absurdos y retrasados para su época, cuando en realidad eran descubrimientos y avances.

Se graduó como bachiller en artes en el año 1862, como alumno destacado gracias a su habilidad y talento para el dibujo, además de su buena memoria retentiva, consiguiendo este título en el Instituto de La Laguna (Tenerife) un joven con dotes y virtudes para explotar en muchas áreas.

Su madre decidió enviarlo a la Universidad en Madrid para que se matriculara en la facultad de Derecho, fue allí donde algunos de sus maestros lo alentaron para que se encaminara por el mundo de la literatura, ya que era un hecho notable el potencial que poseía para escribir y narrar historias con gran elocuencia y facilidad.

Su mayor impulso fue conocer al fundador de la Institución Libre de Enseñanza, el señor Francisco Giner de los Ríos sembró la semilla en Benito, lo que provoco que sin importar el tiempo que tardara o lo que tuviera que afrontar, se planteara el objetivo de publicar y alcanzar éxito con cada una de sus obras.

Se convirtió en un alumno perezoso que faltaba a clases constantemente, por frecuentar las tertulias de la ciudad o el ateneo, para dedicarse a leer a los grandes de la literatura junto a algunos colegas y paisanos. Era durante las noches cuando su imaginación volaba y creaba sus primeras historias y relatos, recordando sus días de infancia, en donde la historia era muy común.

En 1865 inicio como periodista, redactando artículos para La Nación y El Debate; cubría los acontecimientos más resaltantes del momento en la ciudad, esto hizo que lo retiraran de la matrícula de Derecho, pues realmente eran contadas la veces que asistía a clases.

A partir del año 1867 empezó a publicar sus obras y no se conformaba con que solo estuvieran plasmadas en un libro, sino que lo llevo al mundo del teatro, por este motivo es considerado uno de los mejores escritores y dramaturgos de su época, nunca se conformó.

Su vida sentimental fue muy privada, por lo tanto se conoce poco al respecto; según sus parejas no oficiales conocidas fueron, Lorenza Cobián con quien tuvo una hija llamada María Galdós Cobián, y Emilia Pardo Bazán con quien compartió algunos años, pero a ciencia cierta no contrajo relación con alguna, permaneció legalmente soltero hasta su muerte.

Benito muere en el año de 1920 en Madrid, un fallecimiento que catalogaron como pobre y olvidado, pues a pesar de que su entierro fue multitudinario se sintió frío y seco, carente de emociones por parte de las personas debido a los pocos allegados que tenía el autor, su muerte solo significo una perdida para la literatura Española.

Puedes conocer la vida de Benito Pérez Galdós a través del libro escrito por Francisco Cánovas Sánchez.

Comprar libro de Benito Pérez Galdós, Vida, obra y compromiso

En Oferta